Tendencias del Marketing Digital, el vídeo, Caballito de Batalla...

Tendencias del Marketing Digital, el vídeo, Caballito de Batalla…

La tecnología y herramientas digitales  han evolucionado  a una velocidad alucinante, soy una convencida que nos enfrentamos a una tercera revolución “digital” y eso se nota en los cambios en que los consumidores compran y las empresas ofrecen sus servicios y productos. El mercado en su totalidad  se ha sofisticado y ahora tiene nuevas expectativas y aquellos que no se suben a este tren quedan obsoletos o en el pasado con altos riesgos de desaparecer.

¿Frente este mundo que se mueve a una velocidad vertiginosa; estará  tu organización capacitada  de entregarles  a sus clientes la  experiencia que necesita y que los mantiene a la vanguardia o al menos actualizado?

Si bien los desarrollos y herramientas están continuamente actualizándose el consumo de contenidos de vídeo ha estado aumentando desde 2015. Sigue en alza y así seguirá. Cada vez más, el empleo de contenido se aleja de lo escrito y se dirige hacia lo visual. Este formato vídeo otorga  oportunidades para establecer vínculos más personales, y emocionales con la audiencia, por tanto quienes deseen   mantenerse al día con las tendencias en marketing digital, las empresas tendrán que ofrecer contenidos de vídeo de calidad como:

  • Vídeos testimoniales
  • Entrevistas
  • Muestra de uso de producto
  • Vídeos en directo, streaming/live
  • Vídeos casuales- como las Historias de Instagram

Estas herramientas no solo soy vitales en una buena estrategia de marketing digital si no que ayuda a transmitir un mensaje mucho más claro amplio y, en definitiva, a comunicar mejor.  En Digitalink queremos entregarte contenido de calidad por lo que nosotros estamos en vía de elaboración de estos,sabemos que estamos al debe, tú ya estas live?

¿Por qué emprendemos, si el riesgo es grande?

Según Wikipedia, la palabra Emprendedor se define como: “Una persona que diseña, lanza y pone en funcionamiento un nuevo negocio. El emprendimiento es la capacidad y el deseo de desarrollar, organizar y manejar un negocio junto con sus respectivos riesgos con el fin de obtener una ganancia.” Pero cuando hablamos de ganancia, ¿a qué nos referimos? ¿es que sólo está implícito en esta palabra un retorno económico?.
Quise partir mi propio emprendimiento (y el del equipo) con una nota más filosófica que técnica, que haga alusión a este instinto que nos mueve a materializar las ideas, a la expresión de encubar y dar vida a proyectos que son o partieron por semillas de pequeñas y medianas empresas. Una reseña que invite a la controversia, análisis y cuestionamiento personal. Lo sé, es un poco ambicioso, pero los buenos emprendedores siempre lo son.
En lo personal tengo la firme convicción de que cada proyecto, sea exitoso o no, parte con el SUEÑO una IDEA de un emprendedor. Un emprendedor muchas veces con miedos e inseguridades, un persona de carne y hueso como tú y como yo…
Desde el descubrimiento de América hasta los teléfonos celulares, que todos tenemos hoy como una extensión de nuestro brazo, se partió por el sueño y aspiraciones de un ambicioso. Que quede claro que este adjetivo ha sido muy criticado, pero la ambición sana es lo que hace que el mundo progrese, por ende necesitamos la ambición para el progreso continuo.

Si analizamos el descubrimiento de América; Cristóbal Colón pasó casi siete años intentando convencer a los banqueros genoveses de que tenía un plan de negocio “exitoso”. Al no convencer a su primera fuente de financiamiento, tuvo que recurrir a una segunda (los reyes Isabel y Fernando). Esta vez sí logro disponer de los fondos para poner en marcha su “empresa”. Y bueno, ya todos sabemos cómo termina esta historia.
Si examinamos el segundo caso el “Smartphone”, su creador Martin Cooper, quien en 1973 creó el Motorola DynaTAC 8000X, el primer teléfono inalámbrico portátil, declarando que el fin de su creación se basó en el amor a la “tecnología intuitiva”.
Es aquí donde los invito a cuestionarse: ¿por qué o para qué emprendieron estos personajes y muchos otros más en la historia de esta humanidad, si el emprendimiento siempre está lleno de riesgos, inseguridades y una gran posibilidad de fracaso económico y emocional?
Cabe destacar que si tanto Colón como Cooper no hubieran emprendido, la vida como hoy la conocemos podría ser muy distinta.
¿Fue para ellos (y para nosotros los emprendedores) la principal motivación meramente económica?… A primera vista muchos podrían decir que SI, pero analizando más en profundidad la respuesta parece ser bastante distinta. Colón sostenía que se podía alcanzar el lejano oriente (las Indias) desde Europa viajando hacia el oeste y que era posible realizar el viaje por mar con posibilidades de éxito. Otras teorías sostienen que Colón había oído, por habladurías de marinos, de la existencia de tierras mucho más cercanas a Europa de lo que se suponía científicamente que estaba Asia y que emprendió la tarea de alcanzarla para comerciar sin depender de Génova ni de Portugal .
En el caso del teléfono móvil estoy segura que Martin Cooper, nunca pensó en lo lejos que iba a llegar su invención. Hoy el Smartphone puede ser quizás uno de los inventos junto con el internet que han cambiado e influenciado más nuestra existencia.
El emprender si bien tiene una motivación económica, entre muchas otras, tiene un componente mucho más poderoso que nos hace seguir adelante y luchar contra las adversidades. Este ingrediente mágico tan heroico se llama TRASCENDECIA.
Claro que para muchos puede que sea sólo una forma de subsistir o tener una mejor calidad de vida, pues conseguir trabajo se les ha puesto cuesta arriba y hay que llevar el pan a la mesa. Pero esta labor de jef@s de familia TAMBIÉN es TRASCENDECIA. Quizás sea la forma más poderosa y común de trascendencia en el mundo y se llama familia. ¿Por qué nos motiva más a la gran mayoría (sobre todo a las mujeres) y deja una huella generacional (buena o mala) más potente que nuestros propios hijos? En mi caso particular es el tener flexibilidad para estar con mi hijo, ser un aporte a las medianas y pequeñas empresa y llegar a la vejez sabiendo que construí algo que me motiva y genera un cambio por muy pequeño que sea en este mundo.
En realidad somos todos emprendedores en potencia. Lo que realmente nos diferencia unos de otros, es la capacidad de trabajar en pro y con perseverancia de hacer nuestras ideas realidad. Emprender parte por “empezar”, empezar a hacer “algo” que nos va a dar la satisfacción de que tenemos una razón más para vivir, pero no sólo es “querer” pues, además, también es resolver, hacer y construir algo diferente, algo mejor.
¿Y tú, tienes un sueño que quieres que trascienda? Si la respuesta es SI ¿Que harás hoy para alcanzar TUS resultados?

Por: Denise Iglesias
Emprendedora

Tags